¡Rinoplastia funcional y estética!

 

Siendo la nariz el centro de la cara, es la estructura facial más apreciable desde todos los ángulos. Es por esta razón que la cirugía nasal es la más practicada en el mundo. Debe considerarse el aspecto funcional ya que un porcentaje muy alto de la población presenta dificultad respiratoria, problemas riníticos o sinusitis.

Esta cirugía se practica en compañía de un otorrinolaringólogo para resolver su problema funcional.

Estéticamente, se realiza una evaluación muy cuidadosa y se hace registro fotográfico, analizando cada caso en particular para lograr una nariz bonita, pero que sea totalmente armónica con el resto de sus facciones, es decir, no se busca que solo la nariz se vea linda, sino que toda su cara se vea agradable y que cumpla con todos los estándares de la belleza actual.

Existe un número apreciable de pacientes que presenta disminución de la proyección de la barbilla, en estos casos se coloca un implante mentoniano, para proyectar el mentón y dar a la cara un efecto muy armónico sobre todo en la vista de perfil.

¡Rinoplastia secundaria!

 

Son muchos los pacientes que han sido intervenidos de rinoplastia y han quedado inconformes con los resultados, en un gran porcentaje esto se debe a que se han sometido al procedimiento con profesionales no idóneos sin la formación académica necesaria. En este caso se realiza una segunda intervención para corregir defectos preexistentes.

¡Cirugía facial combinada!

 

Rinoplastia, plastia de la región temporal y mentoplastia

Este procedimiento es practicado en pacientes por encima de los 40 años de edad ya que con el paso de los años la punta de la nariz desciende, se atrofia la región malar y empieza a manifestarse el envejecimiento notoriamente por la caída de la cola de la ceja y la presencia arrugas palpebrales laterales, mejor conocidas como “patas de gallo”.

Además de posicionar adecuadamente la nariz, elevar la cola de la ceja, hacer menos aparentes las arrugas palpebrales laterales y disminuir la presencia de los surcos nasogenianos (entre la boca y la nariz), el implante de mentón da a la cara un aspecto notablemente rejuvenecido.

Todas las rinoplastias las hacemos ambulatorias, con anestesia general, en una clínica u hospital que cumpla con todos los parámetros de seguridad.

 

¡Rinoplastia en fisurados!

 

Uno de cada 750 niños nace con labio leporino y paladar hendido. A estos pacientes les hemos operado desde los 3 meses de edad para corregir esta deformidad congénita nasal y labial.

Muchos de estos pacientes actualmente son adolescentes y presentan las secuelas de la nariz leporina. En estos casos se realizan cirugías a partir de los 16 años de edad obteniendo resultados que se acercan mucho a los pacientes que no han nacido con esta deformidad.

El continuo proceso de aprendizaje nos ha permitido realizar reconstrucciones a estos niños y jóvenes con resultados quirúrgicos que han sido muy valorados a nivel nacional e internacional en nuestras ponencias en los congresos.

La conformación adecuada del dorso, la punta y las alas nasales, ha sido un reto pero creemos que los  resultados obtenidos por nosotros han hecho que estas personas puedan integrarse a la sociedad sin tener el estigma terrible de haber tenido labio leporino y paladar hendido.

¡Cirugía de labio leporino!

 

1 de cada 750 niños nacidos vivos en nuestro país presenta esta anomalía congénita. En la mayoría de los casos esta condición se asocia al paladar hendido. Puede ser muy variable presentándose como unilateral o bilateral al igual que el paladar.

La primera intervención se realiza a partir de los 3 meses de edad cerrando la fisura labial. A partir del año se cierra la fisura palatina. Entre el segundo y el tercer año se realiza un colgaje velofaringeo que consiste en pegar la úvula (campanilla) a la pared posterior de la faringe para mejorar el lenguaje nasal que presentan estos pacientes.

Debido a la complejidad de estos casos, estos pacientes requieren en el transcurso de su vida hasta la adolescencia un promedio de 3 a 4 intervenciones, logrando en cada una de ellas avances significativos tanto estéticos como funcionales.

¡Bichectomia!

 

En las mejillas de muchos pacientes se visualiza un abultamiento producido por unas bolsas de grasas denominadas bolsas adiposas de Bichat. Por vía intraoral se realiza una pequeña incisión y se extrae esta grasa consiguiendo un refinamiento de las mejillas. Este procedimiento se asocia frecuentemente a cirugía nasal, o a la cirugía facial tipo lifting.

 

Facebook
YouTube
Instagram